17/8/08

Moreno de oro


Fijate qué ejemplar, las chicas mueren por él. Todo eso acompañado por una serenidad propia de un monje tibetano y unas maneras de caballero inglés de los años 50. Morite de amor.
Ya no puedo decirle mi morenito de oro porque está grande mi hermanito. También está lejos, era su mamá de auxilio o su hermana mayor sobreprotectora. Él ya es un hombre.
Lo amo mucho a mi hermanito.

1 comentario:

Samuel dijo...

Ese soy yo, jejeje!!!!