27/9/08

Un poco de historia


en el bolso donde me guardo todas las noches tengo cosas apiladas, creo que ha llegado el momento de ir sacando desde abajo de a uno los acontecimientos.
Mi mamá me parió en Río Gallegos, a eso de las 6 de la madrugada, fui su primer bebé, me esperaban ansiosos y dicen que me buscaron mucho mucho.
Mi nombre iba a ser Alejandro Fabián, pero me faltaba algo.
Mi mamá tiene una historia muy interesante, plagada de aventuras, pero la contaré si ella me dá permiso claro, mientras iré despacio por lo que creo, no le va a importar total es de público conocimiento.
Por aquellos tiempos, mis abuelos maternos y su hermano estaban en otra parte del mundo, en una parte muy mágica que se llama San Bernardino donde pasé mi niñez.
Así, en Río Gallegos estaba toda la familia de mi papá.
Deciden mudarse a un lugar que no quedara fuera de la Argentina, pero que estuviera cerca de mis abuelos maternos, ese lugar fue Posadas.
Al tiempo de nacida me llevan a conocer a mis abuelos maternos, luego de darme té de buche de avestruz porque lloraba mucho, de envolverme como un matambre para que mis huesos fueran asimétricos, de que mi mamá dejara de amamantarme a los 15 días porque le rompí las tetas, de que la que iba a ser mi madrina (se murió antes, atorada con un carozo, qué boluda) me zampara una mamadera llena de leche nido, de que se me ampolló la cachola (así le dice mi mamá a la concha, no de mar, sino a ésta..SÍ..ésta) y me embadurnaron con clara de huevo batida a nieve y la madre de mi padre me tapara porque venía el médico a ver qué ungüento me iban a poner porque estaba ya en carne viva, qué hermosos meos debo haber dado(el médico era hombre y me iba a ver con la cachola al aire...claro, ya era grossa yo...muy sensual con dos meses, mirá vos qué cosa la cabeza de la gente). Interacción con la familia de mi padre, poca, poca...fue más después de grande que tuve un intento con mi primer príncipe con suerte estable y hasta ahora, el único que se puede dar la desfachatez de decir que se casó conmigo, después nunca más me casé, sólo me amachimbré, me cago en la diferencia.
Vuelvo al intento, fue el de hacer vida allá, pero no se pudo, ahí sí que lo pasé bien, mis tías bárbaras, mis tíos también, mis primos divinísimos, los hijos de mis primos de la misma edad de Vero, jugaban mucho, en fin, casi casi me quedé a vivir en R.G., pero no.

2 comentarios:

ememe dijo...

°"#$%&/()=?¡Qu{e lindo tu blog!
(/&%)=?¡qu{e lindas cosas sobre tu hijita y sobre tu vida(?=)¡(/&%$#"! Ñ;:[_¨*]¡?=)(/&%$#"!°;:_{-.,ñ´+}¿Para qu{e quer{es madurar si as{i est{as genial!=)?

Abrujandra dijo...

gracias señora, un halago grande realmente y linda sorpresa encontrarte acá