21/11/08

Bueyes perdidos.

La que contaba esta historia, había nacido un caluroso mediodía del 19 de diciembre del año 1919 debajo de una carreta, pasa que la familia estaba yendo donde siempre pasaban las fiestas de fin de año, el paraíso terrenal, la estancia de Doña Gervasia Ortiz de Ocampo, a orillas de los Esteros del Iberá en la República de Corrientes.
Las carretas eran tiradas por bueyes, gigantes, cornudos, despaciosos cuyas colas espantaban las moscas de sus lomos.
En la estancia se juntaban todos, los hijos venidos desde La Rioja, todos con sus hijos.
Poblada la estancia de animales, huerta, árboles, cítricos...pero el motor de la economía era el ganado. Mucha peonada, alguna golondrina, otra estable y querida. Ella recordaba mucho a Paca, un peón que los cuidaba a los primos (Ella es la que contaba esta historia), todos querían mucho a Paca que, como muchos peones estables, vivía en la estancia con su familia.
Ella tendría unos 9 años cuando a Paca se lo llevó la policía por haber degollado a su mujer, limpito le pasó el machete porque estaba en la cama con otro. Lloró mucho, Paca le salvó la vida cuando un yacaré casi se la come.
Un fin de año, los primos no querían separarse después de la noche de reyes así que urdieron un plan: DESATAR LOS BUEYES.
Mientras los grandes estaban ocupados buscando los bueyes, Ella y los primos fueron al lugar prohibido y de manera prohibida, solos a bañarse en el estero.
Paca encabezaba la búsqueda de los bueyes, en total veinte yuntas, pero fue el único que se dió cuenta que los chicos no estaban. Los encontró a todos menos a Ella, ninguno sabía temerosos de la paliza que iban a ligar de sus respectivas madres, no abrían la boca. Paca desesperado espueló a más no poder su caballo, muy lejos no debía estar una guainita de 4 años. La escuchó sollozar muy quedo, estaba sobre una planta de irupé y dos yacarés daban vueltas a su alrededor, Paca sólo tenía el machete: QUIETITA GUAINA dijo bajito, Ella recuerda bien que cuando lo escuchó cerró los ojos, lo escuchó meterse al agua y gritar, el ruido de los chapotazos, los demás viniendo, el sapukai de uno llamando al resto y tres tiros.
Un yacaré fue abatido a machetazos y el otro de un tiro.
Los bueyes fueron encontrados, los varillazos sonaron en el lomo de los primos y hermanos más grandes, Ella usó durante mucho tiempo una cartera que Gervasia había mandado hacer para regalarle cuando cumpliera 15 años....de cuero de yacaré.

12 comentarios:

miquelet dijo...

Es muy difícil no arriesgar la vida por una niña en peligro. Quien no lo hiciera es que no tiene el corazón suficientemente desarrollado.

Salud.

oenlao dijo...

una buena historia.

en mi blog dice q paraiso prefieren y a q invitacion no pueden rehusarse las mujeres.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Mamma mía, se puede decir que esta no es la historia "más tierna" que he leído, jajaja. Casi, casi es un cuento de terror, los yacarés tienen sus cosas, ¿no?
Abrujandra, ¿alguna vez escuchaste hablar de los candirúes?
Ahhh, tenemos una sorpresilla para vos en nuestro blog... vení na

Abrujandra dijo...

Miquelet: de verdad Paca dicen, tenía un gran corazón y debe haber sido una persona de ley, tanto que no sorportó una traición.
Gracias por pasar.

Abrujandra dijo...

Oenlao: Gracias, ahí voy a leerlo.
Gracias por pasar.
Un beso.

Abrujandra dijo...

ClarayPepe: Gracias, gracias...en este momento no recuerdo haber escuchado hablar de los candirúes,pero bueno, mi memoria no es prodigiosa imagínense que al leer un libro, me doy cuenta que ya lo leí cuando me faltan aprox 3 páginas para terminarlo ajjjjjj.
Ahí voy, a ver...¿será dinerillo?
Gracias por pasar.
Besos.

Anónimo dijo...

Sos hermosa.
besotes.

Abrujandra dijo...

Anónimo: necesita anteojos.
Besos.

Curupisa dijo...

Después de ese momento, indudable es de dónde vino su naturaleza aguerrida. La de Nemesia, ¿no?
No es para menos, con ese nombre de novela.

Luna dijo...

Ay Ale bancate que te dicen hermosa! Cosa seria che...
Muy lindo cuento:)
Beso!

Abrujandra dijo...

Curupisa: ahora que lo decìs, creo que sì y de unas cuantas cosas màs que le vinieron despuès. Besos.

Abrujandra dijo...

Luna: a cierta edad una no se banca ese tipo de chistes je.
Un beso y gracias por pasar.