27/12/08

Desorientada.

Palabra que siempre me produjo curiosidad des-orientada, sin mi oriente, sin mi desodorante, sin mis dientes, a todo eso suena...bueno, para mí.
Ah y eso para decirte si no estás así también, esta cosa de: entre nochebuena, navidad y la nochevieja y el año nuevo. Veo a los viandantes con cara de....desorientación, parece que no saben si comprar más chupi, si van a pasarlo en algún restaurante, pizzería, fonda o lo que fuere. Que la nochebuena es para la familia y el año nuevo es joda, eso lo dicen muy convencidos. Pispear qué va a hacer el vecino para copiar, pasarlo solo, así desorientados...como samurai con boleadoras.
Estamos los que estamos laburando aún y los que se las picaron de vacaciones, creo que es una especie de síndrome de los que laburamos en estas fechas, un día de nada en medio de la semana es como ese helado que no querés que se termine, descanso de la atiborración y vuelta al laburo, ¿MMMMM qué hago, termino con los papeles o los dejo para el año nuevo? ¿Quién se va a dar cuenta?
Tampoco sé muy bien qué voy a hacer, en mi cueva somos muchas mujeres y todas con ganas de cocinar y comer, así que todavía estamos dando vueltas sobre el menú para recibir el año.
SUGERENCIAS POR FAVOR

Datos a tener en cuenta para las sugerencias:
No me gustan los mariscos. No me gustan las aceitunas porque soy mañosa. No me gustan las frutas abrillantadas porque soy mañosa. No me gusta el maní porque me empaché cuando era chica y hoy, al olerlo, me resulta vomitivo. No me gustan las carnes de conejo, ciervo, ranas, yacarés porque soy mañosa. No me gustan las pasas de uva porque me empaché.
El resto es perfectamente saboreado y deglutible para mí. Lo que el resto de los comensales a mi mesa redonda me tiene muy sin preocupación si no les gusta...mejor.
Che ahora que veo esto escrito me doy cuenta de que todo lo hago compulsivamente, aunque no no tengo pudor en reconocer mis defectos (múltiples y variados, lo que no los hacen menos interesantes) no me doy cuenta aún de cuáles son todos y de cómo son....¡AJ! quizás deba plantearme seriamente empezar a hacer terapia.
Eso sí, nada de terapeutas en tailleur ni barbados con pipa. Haré un casting modesto nomás por mi obra social, lo que ella me permita.

¿Vos qué vas a hacer para recibir el año nuevo?

Ah, me voy a subir a una silla segundos antes de las doce y bajaré con el pie derecho. Esta vez me lo tengo que acordar, hace mucho me dijo una señora que era una "simpatía" para empezar bien el año.
Después te cuento lo de las "simpatías" y de lo que "no sirve" hacer.

4 comentarios:

Curupisa dijo...

A mí me pasa que no sé qué corno me divierte más, casa de padres o casa de suegros.
Y cuando supero la desorientación de inicio de vacaciones, éstas terminan.

Abrujandra dijo...

Curupisa: Juááááájajajajaja.
Sííí como si fuera demasiada felicidad toda junta que no se puede asimilar.
Besossss.

Milenius dijo...

Yo estoy más desorientada que nunca (ay, los hombres!).
Pero al vittel toné (o como se escriba) no le hago asco nunca.
buen año! (y no te esguinces cuando bajás de la silla, porque va a dar para comentarios más que obvios).

Abrujandra dijo...

Milenius: Jajajajaja sos un aparato, tendré en cuenta a la hora de bajar de la silla.