15/12/08

Mi ombligo y yo.


Esto pasó "denserio", adjunto imagen y link .
Se me agolparon en la nariz la cantidad de atropellos que miro sin ver, me podría justificar diciendo que mi vida es harto ajetreada, que trabajo en horario cortado de comercio de lunes a sábados, que soy responsable de dos vidas femeninas, que tengo un amante, que debo depilarme, recordar cuándo vencen mis obligaciones tributarias e impositivas, cómo voy a hacer para ir a tres bancos y no sacarle horas a la ofician, que prometí hacer milanesas pero olvidé sacar la carne del freezer, que tengo que poner a lavar sábanas, comprar un adaptador para la radio, contestar correos electrónicos, chatear con mis seres queridos para que no me reprochen que estoy colgada en cosas más importantes que ellos, y...y...y...
Toda la gente anda con la cabeza así aunque, por estas fechas andan más locos porque tienen que atiborrarse de comida, chupi, tirar cohetes y saludar a gente a la que puede saludar durante el año, pero ¡oh! se termina el mundo.
¿No hay respeto?
No es nuevo claro, la vida del otro vale un pedo en un canasto y los "quietos" como yo, nos miramos el ombligo. Sí, me doy asco.
Es tu obligación:
-vender productos en buen estado, si tenés un comercio de ese rubro claro.
-pagar la multa que te hicieron porque cometiste una infracción.
-detener tu auto cuando el semáforo está en rojo.
-cruzar por la senda peatonal.
-apagar el pucho cuando estás por ingresar a un lugar público y cerrado.
-ceder el asiento "reservado" del colectivo a alguien que lo necesita.
-caminar por la vereda.
-denunciar a un adulto que abusa de un menor o de una persona en inferioridad física.
-y la mía.
Claro que hay muchos etcéteras y no estoy descubriendo el agujero del mate con esto, necesitaba decirlo nomás.
Es ley: te pescan infraganti y el/la infractor/a se enoja y cómo. Sino fijate lo que comparto con vos hoy, parece un chiste pero no, es triste y mucho.
Aunque asistimos, muchas veces sordos y ciegos a estas situaciones porque sabemos que no vamos a erradicar el hambre en el mundo, ni a los homicidas, ni a los violadores, ni a los ladrones, pero me sacudí un poco y cacheteé de lo lindo a un palurdo que llevaba a la rastra a una nenita que no le llegaba a la cintura. Un poco de satisfacción sentí, lo confieso, el peso de no haber empezado antes también, la impotencia de ver como muchos que pueden...no lo hacen.
No recuerdo quién, ni dónde o cuándo leí o esto:
No me enoja la maldad del malo, sino la indiferencia del bueno.
Por otro lado, hay mucha gente buena, mucha, mucha.


Ay...claro que ésta no es la única noticia en el mundo, ni la que te marca un antes y un después de la mirada que tengas sobre la existencia de la humanidad, para eso hay gente que estudió. Lejos de mí está mandarme la parte de periodista o analista de contenidos.

8 comentarios:

Curupisa dijo...

A mí me enoja la indiferencia del bueno pero me sigue indignando la maldad del malo. Che, olvidaron dar apellido del comerciante.

Curupisa dijo...

No sé si entra en la misma categoría, pero ando indignada con la actitud de ciertos alumnos. Cuando solicito la entrega de tareas, me dicen algunos que no la han hecho, pero que debería considerarles el hecho de que fueron frontales, me reconocieron la verdad y no apelaron a atroces mentiras.
Intento imaginar cómo sería que no hicieran la tarea y mintieran que sí. "Esta es una papanatas. Le digo que hice la tarea pero no le entrego nada. Capaz que ni cuenta se da. Uy, qué inteligente... se dio cuenta."
"Uy, querida, está bien, te engañé con otra, pero me tenés que perdonar porque te digo la verdad".
"Sí, señor juez, maté a mi esposo, pero como le dije la verdad ¿me va a dejar libre? ¿sí? Y después dicen que la justicia no funciona"
"Tá bien, las mercaderías están caducas, pero como dije la verdad, ¿se las voy a poder vender a la gente de todos modos? ¿que no? Les viá prender fuego les viá prender. No hay caso... en este país no se puede ser un empresario honesto, no se puede"

Curupisa dijo...

¡Último momento!
Misiones supera a Neuquén en este tipo de actitudes de capanga. Si no lo cree, proceda a leer artículo aquí: http://www.territoriodigital.com/nota.aspx?c=8982162071227162

unServidor dijo...

Ufa, yo venía a verle el ombligo...
;P
CURUPISA: Si el alumnado le dice eso, que le pidan buena nota al profe de Sinceridad, pero usted debe calificarlos por otra materia...

Abrujandra dijo...

Curupisa: Ay ud. se enojó parece.
Cuánta razón tiene.
No logro ver la nota, aparece el link sin letritas.
Aguante Misiones carajo.

Abrujandra dijo...

UnServidor: no me tiente mire que no temo al ridículo.
La Curupisa tiene anécdotas escolares como para hacer dulces, eso sumado a su ojo criterioso le hace agarrarse cada moto que ni le cuento.
Estoy juntando fondos para curarle la úlcera que, en breve, tendrá.

Curupisa dijo...

Abrujandra, a mí me entró bien el artículo desde el formulario de comentarios. Puede ser que con lo bien que laburan los cibernistas de El Terri tengas que ir hasta el final de la página.
No son los alumnos quienes me provocarán úlcera, sino ciertos colegas.
Si no llega a ver bien la cuestión, se trata de un intendente que, en protesta ante la injusticia cometida por un inspector de tránsito, quien quiso SOMETERLO A UN CONTROL, decidió atropellarlo y arrastrarlo 100 m.

Abrujandra dijo...

Curupisa: ya lo ví parece un cuento de miedo cómico.