24/12/08

Nochebuena, Navidad.





Se adornan solos los pinos, estos son los que en Bariloche hace pocos días, me dejaron pensando en la autonavidad, sí ya sé, mucho se habla de ello.
La hipocresía que ronda este festejo tradicional de los creyentes, claro que es el cumple de Jesús y mucho ateo o judío está deseando feliz navidad (¿?) pero esto de vivir arriba de este mundo es así.
Mucho garca se atiborrará de comida y chupi, otro tanto encontrará el fin de sus días por salir a manejar empedo o se lo hará encontrar a otro/a.
No voy a hacerme la cráneo y descubrir el agujero del mate, nada de lo que se me ocurra escribir será nuevo claro está.
La navidad siempre me hizo ilusión, me encanta el brillo de las luces, las guirnaldas, las bolas, las tarjetitas, el menú especial, armar regalos (aunque este año no le hice ninguno a nadie, estoy en banca rota, pero toda rota)....la navidad me remonta a mi niñez paraguaya con olor a flor de coco y mucho pesebre.
Ese pesebrito lo re estreno hoy, me lo trajo mi madre de entre mis cosas que quedaron en Posadas cuando me vine a vivir a Neuquén, fue regalo de Leonor para mi primera navidad en mi casa propia.
No es de porcelana china, ni está pintado por un gran artista, no está moldeado por manos famosas, es un juego de pesebre de dos mangos pero cuánto vale, vos sabés porque si llegaste hasta acá siguiendo lo que se me ocurre escribir es porque estas cosas las entendés.
Con Papá Noel está todo mal, tenía cuatro años cuando me dí cuenta que no podía haber un tipo que estuviera en todos lados a la misma hora (lo de los distintos horarios que aprendí más grande me confirmó la sospecha) además ¿por qué venía tan abrigado si hacía tanto calor?. La ilusión de los Reyes Magos me duró hasta los doce cuando, ya a los doce se aguanta más el sueño, a mi mamá culo para arriba acomodando los regalos sobre los zapatos.
Con los Reyes Magos todo bien, ellos sí existieron.

No me sale el balance de este año, me separé por tercera vez, sigo con ganas de estudiar, sigo con ganas de cambiar de laburo, mis souvenires están bien de salud y estamos juntas, está mi madre, mi padre siempre en contacto, mis amigos queridos también, en fin...balance lo que se dice balance....si me duele la cabeza quiere decir que estoy viva y queda mucho por hacer que quiero hacer (redundo y qué).
No te mames, no morfes hasta reventar que se termina el año nomás. No olvides comprar hepatalgina, reliverán y buscapina.



4 comentarios:

unServidor dijo...

Tu razonamiento de los 4 resultó errado... ¡en este momento, yo estoy en un montón de lados a la misma hora!
;P
¡FELICIDADES PARA VOS Y LOS TUYOS, sea como sea la cosa!

Abrujandra dijo...

unServidor: ay, lo intuí, nunca tuve buen criterio para ciertas cosas, je.
Gracias, muchas gracias igualmente para vos los tuyos.
Besos.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

¡¡Sos un personaje!!, ¿lo sabías?, imposible no reírse con el balance tragicómico del año.
No te podés quejar, de las cosas que realmente importan, estás más que bien, y el resto, bueno, el resto está por verse nena, ¡te queda mucho hilo en el carretel!
Te dejamos un beso enorme, ma que uno, ¡¡un montón!! Sé feliz, como estés y con lo que tengas... ¡¡estás viva, que es lo más importante!!

Abrujandra dijo...

Chuquis: demasiado optimismo para mi gusto.
Juááá, ná mentira, es cierto y yo qué dije eh eh eh.
Me gusta eso del hilo en el carretel, anda perdido el carretel, pero cuando lo encuentre jaaaaaaaaaa parame si podés.
Gracias por los cariños, son recibidos y guardados como corresponde para sacarlos cada vez que ando idiota y pienso que nadie me quiere.
Besos a los dos uds sí que son unos perdonajes.