19/3/09

Fichas que caen.

Y no me refiero a las del casino, que tan poco me gusta ir. Mi abuelita decía que los juegos de azar son de gente que no es buena porque el juego es vicio y el vicio es malo. Voy viviendo mi vida y me encuentro con gente (poca) que disfruta de estar en el casino y no se patina toda la guita, encuentro a otros que se pasan horas enteras jugando al truco y yo los veo disfrutar tanto, escucho atenta cada ocurrencia en las jugadas propias que nunca entendí. Sí, una vez me enseñaron pero me sacaron por completo las ganas de hacerme buena en ese tan popular juego. He soportado miradas extrañadas porque decía: -No sé jugar y no quiero aprender. Tan simple como eso.
Recuerdo, de mi niñez, a los peones dándole duro a la caña mientras jugaban al truco, siempre alguno terminaba con un tajito.
También he pasado horas dentro de un casino para acompañar a una señora que quiero mucho, porque a ella le gusta mucho. Mientras la esperaba miraba a la gente embutida en las maquinitas dándole al botoncito con cara de abstracción diabólica, me dieron pena, y los que se quedan sin un cinco y se apoyan en el respaldo de sus sillas, despatarrados mirando jugar a los demás con cara de abandonados huérfanos.
No hay caso, nací para asistir muda a esos enredos de entretenimiento que a tanta gente arenga.
En la ciudad en la que vivo hay muchas alternativas de entretenimiento, muchas a las que me gustaría ir, obras de teatro, recitales, exposiciones, pero hasta ahora no hallé el tiempo para hacerlo.
Me gusta mucho salir, pero no seguido, ver otras cosas, llenarme con el aire fuera de mi casa, un mate a la costa del río, una cerveza en algún barcito que no sea top por favor.
Antes salía a bailar, me encanta y soy bastante buena en eso, aunque tengo materias pendientes por ejemplo, el tango. Es difícil encontrar un compañero de pista que se mueva medianamente bien, el clásico "no me gusta bailar" responde al pata dura, raramente realmente no les guste bailar. Te digo que antes de bailar con un pata dura, prefiero hacerlo sola metida en el río de gente que se junta en esos lugares, bah...hablo como si saliera todos los fines de semana, ¿me creés si te digo que en los últimos siete años salí a bailar dos veces?
No es queja, sólo hago balance, es que no puedo dormir y me gusta producir.
Pienso, desde que le tomé la vuelta a Neuquén, ¿por qué siempre la gente va de salida al casino? si, como te decía antes...hay alternativas.
Ya mismo me pongo a planchar mi ropita dominguera y ¡a reventar la noche!
Es que me cayeron las fichas.

10 comentarios:

Hurricane dijo...

En Río Grande hay dos casinos. Creo que son los sitios que mas gente congregan. Yo fui algunas veces, casi siempre algún domingo para ver los partidos en pantalla grande, pero veo eso que describís de gente que solo está atenta a las maquinitas.
Del baile no hablo, porque tengo dos pies derechos (lo digo así porque soy zurdo para patear). A lo que le estuve dando el año pasado, y diviertiéndome bastante, es al tango.
Besos!

Milenius dijo...

Abru: al fin me siento comprendida con lo del truco. NO sé y NO quiero aprender. No me interesa.

por lo demás, váyase a bailar, ¿quiere?

Y, sí, yo para pensar en planchar para el domingo necesito también comenzar a meditarlo hoy...

besos

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Nosotros vivimos a tres cuadras de un casino famoso y grandísimo, aquí en Encarnación. Hace tres años que se inauguró, ¿podés creer que nunca fuimos?, ni siquiera para conocerlo.
No nos atrae, simplemente.
El dinero sí nos gusta, pero en los casinos, los únicos que ganan verdaderamente, son los dueños, es así.
¡Besos!

bel!¡! dijo...

Yo he ido al casino a desayunar, o tomar algo un día tranquilo, para mí es como un teatro con bar propio! Jajaja
El de acá, el Magic, voy a ver obras de teatro ahí cuando hay alguna buena, y desp a tomar y/o comer algo al restó, pocas veces he ido a jugar...

Mi vieja es igual, pero ella a veces va a bailar, porque en su grupo del hospi tiene un compañero que juega a la ruleta, entonces van y mientras él juega, ellas toman algo, o bailan en el saloncito que hay.
Un solo día llegó a casa a las 8 de la noche y me dijo: "me acompañás al casino? tengo ganas de jugar 10 pesos" y como se la veía esperanzada la acompañé, ella jugó 30 y yo 20 en las maquinitas, yo gané 10 pesos, pero se los dí a ella para que jugara y los perdió, se ve que era una corazonada falsa... Total, vivo a media cuadra del casino, el viaje no nos fue largo! Jajaja

Abraxo!

PD: Yo salí a "bailar" este sábado pasado, y qué distinta que está la juventud por favorr! súper raro!

Any dijo...

A mi me gusta la ruleta, las maquinitas me aburren. Igual nunca tengo demasiada guita que me sobre como para ir, ademas en Rosario no hay casino (por el momento).
Ah no sos de Neuquen? Porteña?
Hace mil que no voy a bailar y el tango lo tengo pendiente como vos, si vivieras mas cerca te diría de ir a aprender juntas. Creo que sería muy divertido.
un beso Abru

Gus dijo...

Abrujandra! tu blog se ha transformado en un pieza de monólogos de la cotidianeidad pueblerina! y esto lo escribo sin animos de ofender CHE!

En todas partes se cuecen habas, diria tu abuelita tambien ... estoy entre tu niñez en Corrientes (ahora con los peones, antes con los juegos 'erosticos') y tú presente en Neuquén, creo que me perdi algo en el medio ...

Gus

el oso dijo...

En mis largos (bah, más o menos años) jamás he pisado un casino. No me escandalizo con el juego ni tampoco digo que no me hubiese jugado mis fichitas si se daba. Pero el caso es que nunca me sentí motivado. Me perturba un poco el hecho de estar rodeado de gente que desorbita sus ojos por un mango más o menos. Tal vez sea eso... Pero mire, bruja entrañable, quién le dice que no la acompañe este domingo.
Besote!

Abrujandra dijo...

Hurricane: La próxima vez que vayas al casino fijate la cara de enajenación de la gente, ese constante "ahora sí", la esperanza de zafar unos mangos...en fin.
¿Y...cómo vamos con el tango?
Besos.

Milenius: ¿En serio?. Me estás jodiendo. Si no es un chiste, no sabés lo bien que me siento en no ser un sapo de otro pozo cuando se arma la truqueada.
¿Tenías que recordarme que tengo que planchar?
¡Ufa!

Chuquis: Ey ¿cómo que todavía no fueron al casino? deben estar preocupados a ver semejante pareja potentada que no va a "divertirse" allí. Concuerdo absolutamente, también me gusta el dinero...ya quisiera ser maquinita traga-monedas o mejor...dueña de un casino. Ajajaaaaaaa

bel!¡!: ¡Qué cerca estamos!

Any: No soy de Nqn., nací en Río Gallegos donde tengo a toda la parentela de esa piola, por parte de mi viejo allá, pasé mi niñez entre San Bernardino (Paraguay) y Posadas, mi adolescencia en Posadas; desde hace aprox. ocho años vivo en Nqn.
Imagino que sería divertido ir a aprender tango juntas, la salida sería genial con los zapatos en la mano, los pies hinchados y los lagrimones...con la mala suerte de que nos toquen damos muy viejitos (de esos que te pisan).
Besos.

Gus: Claaaaaaaaaaaro el señor se va a Marruecos, a Bélgica, a...a...a...y se pierde de partes de mi vida...no importa.
En Corrientes vivió mi abuela de quien cuento algunas anécdotas de las miles que tenía.
La parte eróstica la voy largando de a poco porque no quiero asustar a la concurrencia.
No me ofende para nada, es más...me encantaría volver a vivir en un pueblo.
Gracias por pasar Gus.
Besos.

el oso: pasa que ud. debe tener claro lo que quiere de la vida, eso no me pasa a mí que, todavía condeno ciertas actitudes de la gente que, está bien...debo tolerar. No me banco que se "dejen" ud. me entiende.
Y vamos qué tanto, total más que pisarlo un poco nada le va a pasar.
Eso sí, los gastos son a medias.
¿Virgen de casino?
¡Las cosas que hay que escuchar!

Milenius dijo...

No estoy loca, Abru. Sólo engripadísima. Lo único que me queda, ya que terminé de corregir la tesis el otro día, es jugar...
Por eso te cuento que a mi tío le sacaron la vesícula.

jeje.

besotes, hablamos.

Abrujandra dijo...

Milenius: ahora te vas a venir loca vos.
¿Linda la vesícula?
Muá.