7/6/09

Sin aviso.

Tenía preparadas dos entradas para programarlas, claro. Pero como ciertos sucesos inesperados, también me pasan cosas imprevistas que quiero contarte.

Me atacan por cualquier lado, generalmente por la espalda.

A veces es un mensaje de texto que no debería llegarme, a veces una mirada que conozco y sé que algo se trae, a veces es...sólo el miedo a estar sola conmigo. La vez pasada te decía que me cuesta someterme a las obligaciones en los ratos en los que debería, en otros me pongo como desaforada a terminar con todo como si mañana me fuese a morir, otros dicen que hay que vivir como si fuera el último día. Serrat dice que "hoy puede ser un gran día", lo cierto es que los días, son días, con las cosas como se vienen.

Hace unos meses estaba inmersa en ilusiones y esperanzas de que las cosas fundamentales de mi vida estuvieran cambiando al fin para mejor, para bien.

Hasta yo misma iba mutando, todas esas cosas que hicieron terroríficos los años que la precedieron, sentía que bullían dentro mío como una olla que hierve puchero, salpicando gotas calientes.

Hay un rincón que no perdona y está aprendiendo a tener rencor, lo siento, eso que no conocía yo ese sentimiento, hoy lo siento, debo hacer todo lo posible para eliminarlo sino, todo habrá sido en vano, una vez más.

Claro que siempre se puede volver a empezar: una dieta, dejarse las uñas largas, estudiar, amar.

La alegría de vivir, siempre me pregunté ¿Cómo es eso exactamente ¿Mirar la copa de los árboles cómo las mueve el viento? ¿Decir perdón? ¿Decir te amo? ¿Besar siempre?

Una vez dijeron que me la habían sacado, siempre peleo por ella, por recuperarla, si es que alguna vez la tuve. La lucha es denodada, es mirándome, es odiándome, es obligándome, es momento a momento, termino al final del día como si hubiera paleado un sembradío estéril. Algo siempre me sale mal.

Al día siguiente renuevo las fuerzas y sigo, "hoy sí, hoy sí..."

Claro que pedí ayuda, pero más allá de la intención, esa ayuda no llega y hoy sé, hoy...en este domingo de siesta de un gris fabuloso, que nunca llegará.

13 comentarios:

bel! dijo...

A quién le habñarás así de esa forma?


Abraxos! y que estés bien! ;)

unServidor dijo...

Creo en lo personal que la Felicidad no es un accesorio a poseer, sino un terreno sobre el cual movernos, con o sin accesorios.
Qué se yo. Será que un día me di cuenta que era feliz hacía rato y nunca me había dado cuenta.

GusPlanet dijo...

"La autoestima es un recurso integral y complejo del desarrollo personal. Las debilidades del autoestima afectan la salud, las relaciones y la productividad, mientras que su robustecimiento potencia a la persona a desarrollar una adecuada adaptabilidad social y productiva."

Amiga Abru: estoy de regreso en París y de a poco me podré al día con tú blog y tú vida ... he volado por Air France pocos dias después de la tragedia del vuelo procedente de Rio. Creo firmemente en el destino y que uno puede modificar su vida a cada instante!

Te dejo un enlace interesante, ojalá puedes tomarte unos instantes para leerlo:

http://marianoarista.dyndns.org/dyndns/autoestima.htm

DEMOFILA dijo...

La vida del pasado influye mucho en nuestro presente, pero el pasado hay que olvidarlo, vivir el día a día, y así conseguir la alegria de vivir que yu anhelas tanto.
Quierete a ti misma, haz algo que creas importante para ti, no dependas de los demás, mira que la arena de los relojes se acaba antes de que nos demos cuenta.
La vida es para vivirla y para disfrutarla, sin pensar en las tristezas pasadas, ya han pasado, hay que decirles adios.
El día es gris cuando tú estás gris, mira el cielo y si estás alegre, seguro que lo verás azul.
Animo, la felicidad se la hace una misma.
Besos, Demofila.

Abrujandra dijo...

bel: ja, adivina adivinador, a quienes no puedo decirles de manera normal (¿normal?), por eso uso este espacio.
Besos.

unSer: gracias por su ánimo, mire quién, el que me iba a hundir de un cañonazo juá.
Besos.

GusPlanet: leí todo el enlace y te lo agradezco mucho, no sólo por haberte tomado el trabajo de enviarlo, sino porque por momentos me ayudará de seguro, aunque lo que escribí no se trata de eso, sino más bien de momentos.
Gracias, gracias, gracias.
Besos.

DEMOFILIA: bienvenida, le agradezco mucho sus palabras, allá voy a visitarla.
Besos.

el oso dijo...

Luchar, caminar, sufrir, reír, angustiarse... todo esto nos pasa y mucho más y siempre la vida nos deja planteados problemas de esquiva respuesta. Pero fuerza y adelante
Besos

Abrujandra dijo...

el oso: sí, claro que a todos les pasa, pero hay cosas que no puedo permitirme.
Gracias por la fuerza y el adelante.
Besos.

Anónimo dijo...

Mamu: Marce y yo te amamos con todo nuestro corazón, no solo por todo lo que nos diste como mamá (aunque ella con solo 6 añitos todavía no lo vea con claridad), sino por la persona que sos. Nunca lo olvides. Tu bebé y Souvenir Mayor.

bLuEsMaN dijo...

Gracias por la visita y saludos.

Abrujandra dijo...

bLuEsMaN:por nada, es retribución nomás, ya andaré por allá con más tiempo y tranquilidad.
Saludos.

Abrujandra dijo...

Anónima loca: gracias...muá.

Cirita dijo...

Let it go!, el rencor, la deseperanza, el dolor, dejalos ser, pero que también se vayan.
No sabés cómo te entiendo Abru, me atrevería a decir que yo también hubiese podido escribir esto mismo.
Pero lo que resiste, persiste.
La alegría de vivir es más fuerte que todo, pero es un tanto espasmódica.
Dale Abru! Con ese jopo a lo Susan Sontag que te envidio!!!!
besos
Cirita

Abrujandra dijo...

Cirita: ah...había que dejar que se fueran, le juro que no había probado eso, desde mañana lo implemento.
Hoy tuve una dosis fuerte de Nietzche por culpa de mi hija y su exámen de filosofía y estoy así.
Ah, no sabía que podía tener algo que me pudieran envidiar, soy alérgica a la tintura, por eso.
Besos.