12/5/10

Aroma a cuello de bebé

Recuerdo el espanto que me produjo ver un nuevo producto aromatizador de ambientes (algo más para intoxicarnos) que decía "aroma a bebé".

Algunos más, otros menos...hemos estado con algún bebé y sabemos que el aroma es distinto uno de otro, más si le encajan perfume, como si les hiciera falta.

Ahora si cambiás el pañal, ese es otro cantar.

Me pareció una aberración ponerle un aroma definido a una nueva personita, una falta de respeto.

Los cuellos me pierden, no me resisto a que el cuellito esté ahí y yo sin hacerle nada, si puedo...hundo mi nariz para tratar de retener ese aroma particular como un recuerdo sensorial que me acompaña poco tiempo para mi gusto.

¿Sabés qué pasa? en septiembre nacerá mi sobrino Ismael y estoy muy, pero muy feliz.

16 comentarios:

Milenius dijo...

¡Guau! Tía... como si ser madre fuera poco...

Eso sí: hay ciertos permisos para malcriar, que con los hijos no se tienen.

Besos y felicitancias.

Te quiero.

VERÓNICA MARSÁ dijo...

Vamos a tener que abrir el club OCAN (Olisqueadoras de Cuellos y Aromas de Niños). Yo también suelo meter las narices en esa zona cuando veo a un niño pequeño, si tengo confianza claro, no ando husmeando por la calle como un sabueso, ja, ja.

Besos.

Verónica Molina dijo...

Ese olorcito es maravilloso, es verdad... cuando mi hija era bebita me la pasaba con la nariz en su cuello, me hiciste acordar!

Ponerle a un aromatizador o limpiador el nombre "aroma a bebé" es tan ridículo! Si no sale el que viene con "aroma a Dios" no compro, sabélo.

Felicitaciones por Ismael. Hermoso nombre.

Any dijo...

El olor a bebé (el real digo) es energético, uno lo huele y se siente bien.
Y eso que no compraste el Procenex con "olor a Navidad". No lo compres, parece que se les murió Papá Noel adentro de la botella uajjjjj!!!
Sobrino nuevo? Felicitaciones!
Y besos

alejandrosinfoto45 dijo...

Querida Abrujandra: Presidente de su club de Fans naaaaaaaaaa, Secretario o Tesorero si!!!!
Hablando en serio, leo su blog porque me gusta esa manera especial(leasé franca,sin vueltas, sin concesiones,autocrítica,vulnerable y apasionada)de comunicarse... y que deja siempre picando la pelota del otro lado de su pantalla, o sea la mía...llámese mensaje o interrogante.
A esta altura de mi vida, elijo lo que me hace bien, lo que me gratifica el alma, lo que me hace reflexionar... y bueeeeeee la tengo a usted archivada en mis favoritos! y si le molestan los halagos...jódase!!!!

En cuanto al aroma de bebé esteeeeeee por plata comercian hasta con la nona!!! Uno de mis tres hijos usa ya mi AXE, los restantes ni entro a su dormitorio si llegaron de gimnasia........ dejaron de ser bebés!!!

Saludo a Ud. atte.

AntWaters dijo...

eso es como los chicles con sabor a natilla; no lo he probado pero sí el de sandía; es algo parecido pero no es igual; ahora el aroma a bebé, jesúúuús

besos de a mí no me has metido la nariz ajaja

Abrujandra dijo...

Milenius Si sabrás de eso vos, juntadora de caracolas de oro.

Abrujandra dijo...

VERÓNICA MARSÁ >Excelente idea Vero, anotame...me imagino andando detrás de los carritos de bebés con el carnét en la mano..."tengo permiso de olerle el cuello a su bebé señora soy socia y tengo la cuota al día eh"
Besotes.

Cris dijo...

Cada bebé tiene un olor muy especial. En cambio las guarderías huelen todas igual... :S

Besitos!

Abrujandra dijo...

Verónica Molina Pero aroma a dios, lo que faltaba che, pero siempre ponen algo que no falta.
Gracias Vero, besotes.

Abrujandra dijo...

Any ¿Se producirá un retroceso a nuetra etapa bebenil? es raro pero pasa tal cual lo decís vos, te sentís bien, como te transporta.
Cierto que está el "aroma a navidad" también ajjjj es cualquiera esto eh.
Miles de besos.

Abrujandra dijo...

alejandrosinfoto45 No sé qué decirle y eso, es mucho eh.
Le mando besos enormes.

Abrujandra dijo...

Cris Las guarderías huelen a vómito jajajaja

Abrujandra dijo...

AntWa Esperate nomás que apenas pise España te meto la nariz...en el cuello eh...

Rapote dijo...

¡Felicidades! ¡Upa Ismael!

;) Rapote

Abrujandra dijo...

Rapote ¡Gracias!