10/5/10

Confesiones para la pequeña

Otra vez no arreglé la fecha, esta nos la sacamos el viernes pasado nomás. Ella tiene restos de jugo de naranja en sus comisuras y nuevo corte de pelo que fue un triunfo de ella solita, no se arrepintió.

Este blog quedará, supongo que, para siempre dando vueltas entrelazado en nodos, servidores y digo para siempre porque creo que internet no colapsará o al menos espero que blogger no. La idea cuando empecé a armarlo era dejar algo, algo por pequeño que sea, ya que fortuna (esa de efectivo contante y sonante) no podré, a esta altura de mi epsistencia creo que ya no seré potentada (jué pucha). Decía que lo empecé a armar con una idea pequeña de poner al corriente de mis correrías por estos lares a mi lejana familia...mi madre, mi padre, mis hermanos, mis amigos por aquello de interminables e mails a distintas casillas y los derivados reclamos que a fulanito le dije una cosa pero omití contarle otra que a menganito sí y bueno...féisbuc estaba lejos de mi mente aún...lo uso para el fin primario de este blog. Así que este se fue transformando en depositario de mis miserias confesas, boludeo, diario ¿bitácora? y recuerdo que, ante un planteo de lo más boludo contesté que era mi patio donde jugaba sin que nadie me moleste y que podía decir lo que se me antojara.
Nunca mencioné cosas políticas aunque sí, una que otra religiosa, nunca dije que el tema "campo" me parecía una asquerosidad de los que se creen dueños del país y se callaron durante mucho tiempo cuando a los bolsillos les convenía, que mucha gente piensa que en verdad el campo es la gente que se rompe la espalda por un plato de comida y doscientos pesos. Nunca mencioné que jamás me pareció que nuestro país fuera una mierda, que sí hemos sido, somos y espero que no sigamos siendo un pueblo boludo y egoísta sin un mínimo de solidaridad por el de al lado, que una vida vale lo que un pedo en un canasto. Nunca dije que me parece que no somos los únicos que votamos mal ya que nada más y nada menos que yankilandia se perdió a un tipo como Clinton y eligió a un Bush, sólo porque lo pescaron con una mina "besándolo abajo" (¿no es un asco esa frase?). Que antes de ser malo, Osama era bueno (robándole la entrada de la canción a Virulo). Que no le creo a "activia" ni a "ser" ni a nada descremado que salga por la tele.
Que nadie menciona a esos maestros que se cruzan kilómetros para dar una clase llevando algo de ropa o morfi a sus alumnos, que hay cientos de minas dándole de comer a pibes de la calle con la colaboración de los vecinos nomás.
Que la gente mira con asco a una pareja que se besa en público, pero le parece de lo más normal que se digan barbaridades a los gritos.
Que el sexo es lo más, después de una buena comida regada con vino o cerveza.
Que no cagar regularmente te pone de mal humor.
Y de seguro se me están pasando cosas que nunca mencioné.
Conocí a mucha gente copada a través de este lugar, me sentí acompañada en momentos de mierda como ese agosto en que una operación boluda se transformó en la peor pesadilla de mi vida hasta ahora.
Después de esos días, del post operatorio me hice mil planteos y todavía me los hago, no ví la luz, no aparecieron ángeles, no ví los pies de Jesús, ni oí voces celestiales, simplemente fui saliendo de la última anestesia con la sensación de haber pasado algo terrorífico. Me miro y me toco la cicatriz a diario, está sobre otra, al lado hay otra, mi mano derecha tiene la evidencia de una gran quemadura a mis dos años, en mi ingle izquierda una nueva quemadura a mis tres años, haciéndome la trapecista me caí de espaldas de dos metros, Modesto Gayoso me sacó de los pelos del lago cuando tenía ocho años, sobreviví a una tormenta eléctrica con cables de alta tensión y ramas que me caían alrededor una medianoche solitaria en un suburbio posadeño...jamás me hinqué pidiendo protección a los santos, en todos esos momentos lo único que recuerdo es haber pensado "¿esto es morirse?" sí, no llegué a morirme todavía por lo que ves.
Paralelamente no siento que me haya pasado sólo a mí, hay gente que está peor...pero hay días en los que sí soy el ombligo del mundo y tengo ganas de prenderle fuego a más de uno.
Hoy es uno de esos días.
Esta entrada está dedica a ella, mi pequeño souvenir de mi último amor, ese que no sé cómo no se me secó el corazón y se me cayó.
Tengo la fantasía de que ella lee esto con un gran vaso de gintónic, un cigarro largo y fino hecho de hoja de tabaco, con las piernas largas cruzadas, sus rulos decorando su bella cara y su trompa un poco fruncida por las barbaridades que escribió su madre hace tanto tiempo.
Saber que venías fue para mí algo así como un rayo que cae cercano, conmocionaste mi vida, esa que creía armada y más o menos estable, mi panza crecía cuando mi abuela murió y al lado de ella estaba recién terminado el canasto para tus pañales, hecho por sus manos torcidas.
Ella, Leonor, hizo que encontrara la manera de empezar a amarte como debí hacerlo desde un principio.
Porque tu existencia, fue para mí un temblor debajo de los pies, no sabía para dónde correr, tampoco tenía donde llegar, era mucho lo que iba a cambiar en mi vida, vos creciendo dentro mío y yo sin saber qué hacer.
Ella, Leonor, ella una vez más me indicó qué debía hacer, sin palabras, como siempre. Yo tan metida en mí, tan egoísta, tan asquerosamente compadecida de mí cuando ya dejaba de ser, con una hija preadolescente, y vos ahí.
Un día desperté esperándote, te tragaste toda la angustia del cambio...la muerte de Leonor, la lejanía de tu hermana y una nueva vida lejos que tuvo pocos momentos lindos y muchos amargos.
Ese mediodía pataleaste fuerte, sentada, esperando a que te sacaran. Ahí yo, con vos dentro, muerta de miedo. Cuando tu papá te trajo, Serrat cantaba en la tele de mi compañera de cuarto...Esos locos bajitos....estaba feliz, nunca dejó de estarlo desde que supo que estaba embarazada.
No tenías fuerzas para mamar, después vino el susto de tu problema cardíaco que al final no era tal, con pocas horas te hicieron padecer un montón de pinchazos, catéteres y la incubadora.
Me preguntaron si era primeriza porque no me despegaba de tu lado, te rogaba que te prendieras a la teta, así podríamos ir a casa.
Así naciste.
Hasta ahora, cada día tuyo fue para mí un constante aprender, te amo tanto que ni te imaginás, más, creo, más que si te hubiera buscado. Te miro cuando dormís, largo rato. Miro lo larga te vas poniendo.
Me enorgullezco con cada hallazgo tuyo, me acompaña tu voz preguntando, contando, reclamando, leyendo, cantando.
Ojalá pueda estar mucho tiempo con vos, te imagino mujer, bellísima, fuerte, divertida, inteligente, solidaria, sexy, ávida de aprender...así te imagino Bauchita.




20 comentarios:

Mr. Brightside dijo...

Qué ternura y cuándo amor desprendes tus palabras. Un texto precioso que seguramente emocionará también a S. Menor cuando lo lea.

Por cierto, "ella tiene restos de jugo de naranja..." y tú también eres muy guapa!

Besos :P

VERÓNICA MARSÁ dijo...

Hola, saludos desde lejos pero próximos a tí. Ha sido una alegría leerte en mi blog. Hemos coincidido en algunos comentando y, no sé por qué esperaba tu visita. Gracias, quedas añadida a mis amigos.
La verdad es que tu entrada es dura, es una entrada de superviviente, de no tener las cosas fáciles, de mujer que aguanta hasta lo indecible por los suyos... Bienvenida.

Un besito para las dos y ánimos para la semana.

Cris dijo...

:_)

Qué lindo, Abru. De verdad que me has emocionado...

Suerte, suerte, suerte!

Milenius dijo...

Todo eso y mucho más, será. Y ahí estarás, con ella, para ella.

besos.

alejandrosinfoto45 dijo...

Que maravilloso es leerla, la puta que vale la pena estar vivo!!!Ya me alegró el alma y me hizo reflexionar... cosa que hace bien!!!
Un abrazo ENORME desde el corazón!

oenlao dijo...

muy bien, idola. Como te encuentro en facebok?

Any dijo...

Bellas palabras para tu hija, que seguramente leerá algún dia y si no las lee las sabrá igual una por una, porque su madre se las ha ido diciendo a lo largo del camino.
Lindo, muy lindo post. Hermosa foto de Abru con su hijita tan linda, tan lindas las dos.
Memocioné
un besazo

Abrujandra dijo...

Mr. Brightside Espero que sí, se agradece el piropo galan.
Besos.

Abrujandra dijo...

VERÓNICA MARSÁ Gracias por tus reconfortantes palabras, por tu blog paso siempre, aprendo muchísimo.
La Emperatriz me dejó boquiabierta.
Retribuyo tus saludos.

Abrujandra dijo...

Cris Ay Cris, a veces están así las cosas...sensibles.
Miles de besos.

Abrujandra dijo...

Milenius Ojalá así sea amiga, te quiero mucho.

Abrujandra dijo...

alejandrosinfoto45 Si yo fuera famosa, diría que ud. es presidente de mi clú de fans.
Sí, también a veces me la creo.
Besos.

Abrujandra dijo...

oenalo No soy muy encontrera por el feibu.
Lo de ídola estuvo de más, ya no sé quién va a ser el presi del fan clú.
Y me dura la vanidad...qué será de mí.

Abrujandra dijo...

Abrazo de osa, gracias por tus palabras Anyta linda.
Besos, miles.

Verónica Molina dijo...

Ah, qué buen post, qué lindo para tu hija! Tantas emociones juntas, tanta historia que le queda a ella en estas palabras.

Le va a encantar leerlo alguna vez, como te imaginás que sucederá en el futuro (un futuro que anda esperando que este post sea, también, una historia antigua y llena de añoranzas).

Besos gigantes. Sigo leyendo.

tehuelchen dijo...

¿Estas son catarsis y no huevadas!

Uninvited dijo...

Qué te parió, nena! que pedazo de texto!
Bolas! me haces lagrimear y estoy en la oficina... jatejodé, tipo grande, disfrazado de programador. (Quién me manda a volver a leerte después de tanto tiempo que me olvidé de hacerlo y justo caer en este post!)
Prometo. Prometo volver a visitarte a diario y a seguir leyendo esas cosas que te salen tan del cuore que da envidia.
Kisses :)

Abrujandra dijo...

Verónica Molina Muchas gracias y bienvenida, ojalá así sea.
Un abrazo enorme.

Abrujandra dijo...

tehuelchen Hola padre...es que soy intensa jajajaja

Abrujandra dijo...

Uninvited Y porque sale de ahí nomás supongo que debe ser, te agradezco muchísimo tus palabras y te mando un abrazo de...te andaba extrañando por acá.