1/10/09

El Chéfer y la fuerza

No sé si realmente este chico es consciente de la fuerza física que tiene.
La puerta de entrada de mi casa estaba por ser reemplazada, una puerta de madera enorme que estaba inútil por la docena de veces que fue barreteada para que los amigos de lo ajeno pudieran hacer lo suyo tranquilamente. Como si yo colgara un calzón en el tendedero (sí, uso tendedero...los tenders me dan cosita, como cuando había leche cultivada ¿te acordás?no sé, se me hace que me van a atacar, como los marcianos al ataque).El Chéfer la sacó y se la llevó al fondo.
En una oportunidad rompió una pinza pico de loro a la voz de "uy, me mandé otra de mis cagadas".
Otra vez estábamos arreglando las ventanas de la casa que tienen postigos de metal y con una ventolera neuquina antológica, se doblaron pero sólo un poco, de modo que costaban cerrarlos, era cuestión de meterle fuerza en el centro de la "panza" para enderezarlos..."dale Chéfer" y ¡ñac! sí, un perfecto ángulo de 90º en el primer postigo preso de las manos del Chéfer.
Muchas cosas en mi casa recuerdan su paso, las ollas sin manijas, la pava sin la agarradera, la puerta de madera grande en el fondo de la casa, ladrillos partidos, un poste de luz que sustrajeron junto al Siciliano (otro personaje menos pintoresco) su amigo del alma, de la misma estatura pero con más luces que él, un poste de luz loco...¿sabés lo que es acarrear eso entre dos?...del poste quedan algunos restos ya que fue destinado a leña para asados.
El "uy, me mandé otra de mis cagadas" podía ser que...volcara un poco de té en el mantel o que hubiera roto el tanque de agua.
El Chéfer te desarma un celular o un reloj con una presición de neurocirujano, así lo vuelve a armar por lo que lo demás es tan paradójico como increíble, es todo un caso este chico.
Ahora te digo, te la encargo si alguna chica le pide sexo salvaje.

16 comentarios:

Valdomicer dijo...

Ya veo el cambio, tanto de imagen como de nombre.
Enhorabuena por tu decisión.
En cuanto al texto, lo debo confesar, lo he leído y releído y no he entendido nada. Definitivamente, me estoy haciendo viejo.

Abrujandra dijo...

Valdomicer: Hola Valdomicer, ya veo que estás recuperado y eso es más que bueno. El Chéfer es un "personaje" si hacés click en la etiqueta vas a encontrar el inicio de la historia, ya hubiera querido yo que fuera ficción.
¿No será que estás a dieta como el amigo Pedro?
Un abrazo grande.

Cris dijo...

Jaaaaaaaaajajajjajaj, nooooooo, sexo salvaje así nooooooo!!!
:S

Me ha encantado la colección de cosas que te recuerdan su paso...

Besitos!!!

Abrujandra dijo...

Cris: ¿Te imaginás? te parte la columna vertebral o te rompe las piernas, no sé...mínimo.
A mí no me encantan las cosas que dejó rotas, más bien me dan ganas de llorar.
Muá.

zorgin dijo...

debería pedirle que califique el término cagadas, de tal manera que ante el grito de "me mandé una cagada numero 8 (o 2, o lo que sea)", uno más o menos sabe si ir a ver qué paso o todo lo contrario...

senses or nonsenses dijo...

si en el sexo tb es capaz de hacer un angulo de 90º perfecto, contrátelo... aunque puede ser q tb entendiera mal todo.

un abrazo.

Alma Mateos Taborda dijo...

jajajaja. muy buen escrito, genial. me encantó con cagadas y todo. Un abrazo

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

¡Hola bruja, perdón Abrujandra!, má si, es lo mismo, como diría Minguito, otro personaje, como tu Chéfer.
¿Por qué será que a uno se le pega esta gente, digamos, tan particular? ¿Será que despedimos cierto olor que los atrae?... la vida está llena de misterios sin resolver. Por eso, lo mejor es tomarse unos mates y pensar en otra cosa, ¿no?, jajaja.
Besos a todo el abrujandraje.

cirita dijo...

Qué divino es este tipo!! Yo me imagino todos esos utensilios desbaratados por las manos del Chéfer y me muero de amor.
Además ese nombre: Chéfer! Jamás podría llamarse de otro modo. Que hermoso relato Abru!!!. No se por qué, pero me parece que ud por el Chéfer, siente lo mismo que yo por el N.
besotes

Abrujandra dijo...

zorgin: No sé cómo no se me ocurrió antes, si en algún momento vuelve a pasar...así se hará.

senses or nonsenses: Jajaja, es muy caro ese chico, aunque puedo revenderlo o alquilarlo, algo así.

Alma Mateos Taborda: Bienvenida a esta casa de locos, de loca bah...gracias por tus lindas palabras.

Chuquis: ¿A quién le dijeron bruja? ¿en qué se basan eh?
Minguito, toda una institución nacional, le falta el monumento nomás.
Muchas veces pensé si no era mi efecto radiador, ajjj qué karma.

cirita: Lo que tiene de bueno es que jamás te aburrís, eso sí, que sea en la casa de otro así destruye las cosas ajenas.
El Chéfer es un bastardeo de su apellido, es su apodo...nada hay de ficción aquí, la realidad la supera y ha quedado demostrado.

Besos a todos, abrazos, éxitos y que tengan un muy buen fin de semana.
Si necesitan algún arreglito en la casa, me avisan por privado y se los mando al Chéfer ¿qué les puedo cobrar?

Neuronas en Fuga dijo...

Ay Abru, jajaja!!
De los tres hacemos un Chéfer, jajaja, pero por las cagadas no por la fuerza!

Sexo salvaje...mmmm, los muchachos decimos NO de entrada, jajaja.
Pau quedó con los ojos desorbitados...

- Dale nena, reaccioná!! Sí o no?

Abru, la dejaste shockeada, jaja!!!

Besos x 3!!

alejandrosinfoto45 dijo...

Querida Abrujandra: lo de sexo salvaje........esteee.....lo experimentasteeeeeee!!!
(la dejaste picando!!!)
Un cariño enorme.

Milenius dijo...

Qué manera de quedar en el recuerdo de la gente que lo quiere, ¿no?

Saludos, pero yo paso...


besito, Abru.

Abrujandra dijo...

Neuronas: A veces una tiene ganas de algo distinto o simplemente ha quedado sorprendida jajaja.
Besotes.

Alejandro: Hola, tanto tiempo.
Ná que ver con el Chéfer no. Por lo demás siempre he sido curiosa y decidida.
Besos.

Mile: Jajaja, no es ninguna tonta Mile, lo que uno tiene por poco que sea, lo ciuda...el Chéfer debería laburar en un taller mecánico pero de esos que tienen herramientas viejas.
Besotes.

cirita dijo...

Nena, ¿¿¿¿en qué andas??????? No te estarás "haciendo la linda" ( como si dicen mis hijas) que no aparecés,¿no?.
Seguro que vos eras de esas que llegaban tarde a los bailes y se hacía la deprimida para no "planchar", jajaja.
En serio nena, volvé!!
abrazo de oso

miquelet dijo...

Con lo que pudiera ganar como olímpico en halterofilia, podría compensar todos los desperfectos que te causó.

Salud.