1/11/10

Esto de ser madre

Después de una pesadilla acudo al llamado angustiado de S. Menor, sé lo que son las pesadillas vívidas como nadie. La abrazo y la dejo llorar, le pido que me cuente...me dice que en su sueño el papá la pasa a buscar por la escuela y en la calle, los autos les pasan cerca y desde un camión la llaman, el padre se distrae y se la llevan, ella grita pero su papá no la escucha, tampoco se da cuenta de que se la llevaron.
Espero un rato mientras llora la abrazo, le digo que es un sueño, que todos tenemos, que ya le ha pasado, que si quiere lavamos la cara y le cuento un cuento, me dice que sabe que en el mundo hay gente mala pero que no entiende por qué...me pregunta por qué el mundo es así.

8 comentarios:

AntWaters dijo...

Y el miedo que da volver luego a los sueños; claro que S. Menor parece saber que no es sólo un sueño; igual los miedos de los padres se convierten en las pesadillas de los hijos. Pero mejor que sea así, aunque no sepamos explicar por qué el mundo es así...

Con la voz tan bonica que tienes, a mí no me importaría tener pesadillas; aunque mejor con monstruos o vampiros.

Besos

Epístola Gutierrez dijo...

Ay, cómo la entiendo, es terrible tener pesadillas y sentir impotencia y angustia, sigue doliendo cuando despertamos.
Menos mal que estabas vos para abrazarla y mimarla.
Y lamentablemente su pesadilla tiene razones reales en el mundo en que vivimos.
Un abrazo grande.

El Gaucho Santillán dijo...

Vos decìle que el mundo lo tiene que cambiar, en parte, ella.

Y que, mientras tanto, el mundo tiene que funcionar para todos. los buenos y los malos.

Lamentablemente, es asì.

Un abrazo.

Abrujandra dijo...

ANT: Qué lindo verte por acá...el mundo de los sueños no es tal, pero no se lo puedo decir. Gracias...besos.

Abrujandra dijo...

EPÍSTOLA: Hola querida...es un espiral que no tiene fin, pero vivir con miedo...no se puede. Espero que lo aprenda rápido y no como yo, lo aprendí tardísimo...eso de que entre el nacer y el morir, hay que hacerlo con los ojos bien abiertos y con una sonrisa...tampoco tomarse nada demasiado en serio.
Tarde, pero lo aprendí.

Abrujandra dijo...

GAUCHITO: Ah, es cierto...anoto la receta.
Besos.

Rosa dijo...

Oh, que mal se pasa!! menos mal que tiene quien la abrace y le ofrezca lavarse la carita y contarle un cuento.

Mi hijo pequeño, no hace mucho, me preguntó lo siguiente: "mamá, por qué hay gente que es mala con los niños pequeños si ellos también fueron pequeños una vez??" Ostras!!, me quedé muerta. Sólo pude responderle que quizás fuesen así porque esas personas de niños no tuvieron a alguien que les enseñase lo que que era el amor. En fín.

Bueno, y lo del emperador, jajaja. No sé si por tu tierra se llama así a ese pescado o quizás pensases que yo era una especie de antropófaga de la nobleza, que no te creas que no me gustaría pero de momento no me dió por ahí. Bueno el caso es que si pones a la sartén un filete de emperador o pez espada, cuando ya está un poco hecho toma un color más oscuro y contrastan mucho más unas vetas circulares que tiene en el centro y que parecen ojos de lástima. Dan ganas de sacarlo y conversar con él.

Besos.

Abrujandra dijo...

ROSA: Hola nena, bienvenida...no, acá no lo escuché nunca lo que no quiere decir que se haga, no es común para mí dado que no soy gustosa de los frutos de mar aunque algunos peces sí. Pasa que acá decís bife y automáticamente se viene a la cabeza un pedazo de carne de vaca (muerta claro jajajaja) pensé que era una manera de hacer la carne por eso te pedía la receta.
Pobre...conversar con un pez juaaaaaaaajajajaaaaaa...bueno, yo hablo con seres imaginarios, tendría que probar con la comida, capaz y merme mi locura jajajaja.
Ay los niños y esas preguntas...es difícil pero sí algo se nos ocurre por instinto o por desesperación.
Besos.