10/11/12

Corajes

 No existe sable en el mundo
que pueda partirme en dos 
No existe fuerza en el mundo-Gustavo Santaolalla 
 
Mi primera amiga  acá en Neuquén hace una semana sufrió la pérdida de su hija en medio de un horroroso accidente producido por la negligencia de unos pocos, obviamente para ganar más dinero que el que pueden gastar y en medio de todo análisis e hipótesis que se hace, marchas, pedidos de justicia, ella sonríe serena, con el temple que te puede dar una dosis alta de valium..."prefiero haber sido su mamá dieciocho añitos que no haberla conocido nunca".

2 comentarios:

chirusálida dijo...

devastador... inimaginable

Abrujandra dijo...

Chiru: ha sido terrible sí.